CROACIA-BOSNIA

 

Hay muchos motivos para visitar Croacia. Sus seis lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: El casco antiguo de Dubrovnik (sin duda una de las ciudades más bellas de Europa), el Palacio de Diocleciano en Split, el núcleo histórico de Trogir, la catedral de Santiago de Sibenik, el Parque Nacional de los lagos de Plitvice, y el conjunto episcopal de la basílica de Eufrasio en el Centro Histórico de Porec (Istria). La naturaleza es otro de los atractivos fuente del turismo de Croacia. Sus ocho Parques Nacionales y diez Parques Naturales con su variada fauna y flora muestran todo su esplendor, con un litoral, que serpentea desde la Península de Istria hasta el sur de Dalmacia, dejando bellas calas, playas, y acantilados. Las islas, como Hvar o Korcula, en Dalmacia o Rab y Losinj en la bahía de Kvarner, que en ocasiones se agrupan en archipiélagos tan interesantes como los de Brijuni o Kornati, acogen a millones de turistas que buscan en sus aguas cristalinas la paz o la posibilidad de practicar el nudismo, tan asociado a Croacia.La variedad de la oferta turística en Croacia (ver oficinas de turismo) va más allá de las bellas ciudades Dubrovnik , Zagreb o Split. Es un país ideal para pasar las vacaciones, practicando deportes de aventura, senderismo, submarinismo, viajar por sus islas en velero, disfrutar de su gastronomía o de sus excelentes vinos y para perderse con rutas en los rincones mágicos que la historia ha dejado en sus calles.
http://www.vercroacia.com/
MOSTAR (BOSNIA HERZEGOVINA)


El Puente Viejo (Stari Most o Стари Мост) de la ciudad herzegovina de Mostar, sobre el río Neretva, es uno de los monumentos históricos más famosos de la antigua Yugoslavia. El puente, junto al barrio circundante en la ciudad vieja de Mostar, forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde 2005.1El puente, que data del siglo XVI, siempre ha sido considerado como un símbolo de la época otomana de Bosnia y Herzegovina. Tiene una anchura de 4 metros y una longitud de 30. Lo flanquean dos torres, la Torre Halebija y la Torre Tara, añadidas en el siglo XVII. Fue volado durante la guerra de Bosnia el 9 de noviembre de 1993 a las 10:15 a. m. Slobodan Praljak, el comandante de Consejo Croata de Defensa, fue juzgado por el TPIY por ordenar su destrucción, así como por otros cargos.2 Se convirtió así en un símbolo del conflicto que entre 1992 y 1995 dejó más de 200.000 muertos.
Con la llegada de la paz se iniciaron los trabajos de reconstrucción, bajo la colaboración de la Unesco y de organizaciones de rescate del Patrimonio de la Humanidad. Un largo trabajo, que se prolongó durante años, llevó a levantar según los antiguos métodos y tradiciones el nuevo puente y sus edificios aledaños.3 El 23 de julio de 2004 se reinauguró el antiguo puente construido por los arquitectos turcos 500 años antes. Es un símbolo muy importante de la reconciliación nacional en Bosnia y Herzegovina. Desde el fin de la guerra hasta el comienzo de las obras de reconstrucción ambos lados de la ciudad permanecieron unidos gracias a un puente provisional construido por ingenieros militares españoles destinados en Bosnia y Herzegovina como parte de la misión de paz de la ONU.